jueves, 3 de enero de 2019

Cartas, postales, correspondencia radiales


Querido amigo,
Hace mucho tiempo que no tengo noticias tuyas, pero reconozco que tampoco estoy en condiciones de hacer ningún reclamo. Yo no posteo muy amenudo.
Hoy estoy contento por retomar el hábito. También por contarte que mi amigo Diego hizo la presentación de un podcast muy interesante. Se trata de “Epistolar, podcast de cartas”, donde trata de rescatar una actividad que parece extinta: escribir cartas de carne y hueso, como dice él.
En el programa, actores leen cartas de personalidades de la cultura y política mundial. Hay lecturas de Virginia Wolf, Atahualpa Yupanqui, Encarnación Azcurra y Nick Cave, interpretada por actores y músicos de la talla de Victor Laplace, Javier Calamaro, Lorena Vega o Fernando Noy.
En un bar del barrio de Almagro hizo la presentación. A pesar de haber sido muy concurrida, se generó un clima de cálido e íntimo, propio de cuando leíamos cartas que llegaban por correo. Hubo lecturas y música en vivo. La selección y curaduría de las cartas las hace el propio Diego Jemio y la parte más técnica Tomás Sprei, ellos son los productores de esta hermosa obra.
Debo dejarte amigo, pero antes quiero compartir un el primer episodio (todas las semanas irán subiendo uno nuevo) y algunas fotos de la presentación.
Tuyo, sinceramente.
B.






lunes, 3 de diciembre de 2018

Todos de paso

Los presidentes de los veinte países más poderos del mundo hicieron cumbre en Buenos Aires. La Reunión G-20 centralizó a los mandatarios en los lugares más lujosos de la ciudad.
Mientras tanto, agrupaciones de partidos de izquierda marcharon en protesta a las políticas nacionales e internacionales. No hubo incidentes mayores, la ciudad estuvo sitiada y militarizada.
Con poca convocatoria, en las calles hubo más efectivos de seguridad que protestantes.






Tres adolescentes fueron demorados en la vía pública por poseer 
en sus mochilas limones, martillos y botellas de agua. 




lunes, 24 de septiembre de 2018

El día después ¡Será Ley!

Pudimos haber hecho historia, el pasado 8 de agosto, cuando en la Cámara de Senadores se realizó la votación del proyecto de ley por un aborto legal, seguro y gratuito.
Se pudo haber hecho historia, pero la ley no se aprobó. Los Senadores en contra del proyecto fueron mayoría.
Se pudo haber hecho historia, pero la historia fue la misma de siempre.

SE HIZO HISTORIA, porque la historia nunca será igual. Se cayeron las caretas de los dirigentes, de los políticos que nos gobiernan. Se vieron los hilos que los manejan. Se vio a la iglesia hablando a través de sus voces.
SE HIZO HISTORIA, porque el patriarcado le teme al empoderamiento y tiene los días contados. Las mujeres nunca volverán a ser sumisas.  
SE HIZO HISTORIA, porque se va a caer.

El día de la votación en el Senado se hicieron dos vigilias en la Plaza de los Dos Congresos. Divididos por vallas, por un lado los verdes: las personas a favor de la legalización del aborto. Por el otro, los celestes: los grupos pro iglesia en contra.
El día después las vallas continuaron de pie, separando el progreso y el modernismo de la salud sexual.